Que ver en Santillana del Mar

| 16 octubre, 2020 | 0 Comments

Conocido como el pueblo de las 3 mentiras, Santillana del mar que ni es llana, ni santa, ni tiene mar, es un destino mágico para pasar unas vacaciones rodeado de belleza. Las calles empedradas y un trazado medieval hacen de esta villa uno de los destinos más solicitados en la comunidad de Cantabria. Hoy vamos a enumerar lo lugares de interés para que los visites todos!

Colegiata de San Juliana

¿Sabías de dónde procede el nombre de Santillana del mar? El monasterio fue construido en el siglo XII por un grupo de monjes, con intención de exponer las reliquias de la mártir Juliana. En aquel momento la villa respondía al nombre de Sancta Luliana, que con el tiempo pasó a llamarse Santillana ¿curioso verdad?

El monasterio ha sufrido reformas y ampliaciones a lo largo de los años transformándose en una iglesia de estilo románico. Todavía se conservan los restos del antiguo monasterio, así como las reliquias de Santa Juliana y el Lignum Crucis que donó el abad de Santo Toribio.

Tengo que decir que el retablo mayor de esta iglesia es una maravilla, de finales de siglo XV mezcla elementos de gótico flamígero y del plateresco.

Palacio de los Velarde

Conocido popularmente como Palacio de Arenas, de estilo renacentista se finalizó de construir a mediados del siglo XVI. El palacio fue edificado por Alonso Velarde y ha sido heredado por su linaje. En 2008 su último descendiente, un médico de Torrelavega, lo puso en venta.

El edificio no está abierto al público, pero merece la pena verlo por fuera y tomar algunas fotos.

Museo del Barquillero

¿A quién no le gustan los barquillos? Este museo lo tiene todo, mezcla de gastronomía e historia. En él encontrarás los utensilios que antiguamente se utilizaban en esta profesión, que está ya prácticamente extinta.

Su interior recoge esculturas, juguetes de décadas pasadas, partituras musicales, planchas, cuadros, moldes y otros objetos relacionados con la profesión. En la planta superior encontrarás la exposición de estos objetos, y en la planta inferior un pequeño carro repleto de deliciosos barquillos y una tienda de chocolates y dulces tradicionales de la zona.

Una actividad perfecta para personas de todas las edades, si viajas con niños puedes estar seguro que lo disfrutarán mucho!

Museo Diocesano

En 1592 bajo el mando de Alonso Velarde, se funda el convento de frailes dominicos. La iglesia conventual fue consagrada en el siglo XVII, actualmente tiene una función museística donde se exponen más de 800 piezas procedentes de parroquias de la región. Las obras datan desde el siglo VII hasta el siglo XX, con aspectos propios del arte cántabro como son las relaciones e influencias de Flandes y Las Indias.

Destacan sus colecciones de escultura gótica junto con las sedas y marfiles hispano-filipinos, y cómo no los esmaltes y platería procedentes de América. Te recomiendo que le dediques al menos un par de horas al museo, para poder disfrutar de toda la exposición de reliquias de la región que aquí se exponen.

Convento de San Ildefonso

Este convento lo encontrarás junto al museo diocesano, por lo que te recomiendo que dediques parte de la mañana a ambos edificios. En él residían las doncellas de las principales familias de la región. El edificio fue fundado en el siglo XVII por Alonso Gómez de Carro, canónigo tesorero de la colegiata San Juliana.

Una de las cosas que más me gustó de este convento es el cristo de marfil procedente de filipinas de grandes dimensiones, algo que no suele encontrarse en otros templos españoles.

Otro de sus reclamos son los deliciosos dulces artesanos que preparan las clarisas y que puedes adquirir en su tienda.

Cuevas de Altamira

Esta es la joya imprescindible de visitar si viajas a Santillana, una verdadera maravilla que estuvo habitada hace ya 22 000 años en los periodos Solutrense y Magdaleniense.

Es el enclave histórico más famoso de Cantabria que cada año atrae miles de visitantes de todo el mundo. Los mejores prehistoriadores han excavado y estudiado la cueva que contiene pinturas polícromas, grabados, pinturas negras, rojas y ocres que representan principalmente animales como el bisonte.

La cueva original está cerrada al público con motivo de conservación y protección de las pinturas, solo se permite su acceso una vez en semana, con un grupo máximo de 5 personas y una duración de 37 minutos. No está permitido reservar la visita, son los trabajadores quienes deciden qué personas entran y bajo condiciones estrictas.

Sin embargo, aunque es complicado visitar la cueva original, si hay una réplica exacta conocida como Neocueva a escasos metros. Sin duda merece la pena desplazarse a este enclave de gran valor, y si tienes suerte puedes ser seleccionado para visitar la cueva original!

Si todavía estas organizando tu viaje y quieres saber más sobre alojamientos y transporte a Santillana del Mar Aquí podrás acceder a toda la información que necesitas.

Tags: , , , , ,

Category: Cuevas de Cantabria, curiosidades, Enclaves naturales de Cantabria, Monumentos de Cantabria, Museos de Cantabria

About the Author ()

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.