La belleza natural de la pequeña localidad de Correpoco

Cantabria está llena de pequeñas villas a lo largo de su geografía, poblaciones con pocos habitantes que se han convertido en un foco de interés turístico por el hecho de que las mismas han sabido conservar las tradiciones, paisajes espectaculares y monumentos de un gran valor.

Este sería el caso, por ejemplo, de la localidad de Correpoco, que pertenece al municipio de Los Tojos. Se trata de una villa que se encuentra a 462 metros de altura sobre el nivel del mar y que habitualmente cuenta con un número de vecinos que no alcanza los 60.

66 kilómetros son los que separan a este pueblo de Santander, de ahí que muchos turistas que visitan la capital se animen a descubrir a aquel que se halla situado en un paraje de gran belleza natural. Y es que junto a él se encuentra la unión perfecta de los ríos Saja y Argoza, que es digna de ser disfrutada in situ.

Como también merece la pena andar hasta el conocido Mirador del Pico Castrón para poder gozar de unas espectaculares vistas de los paisajes de la zona y concretamente de esta villa de Correpoco.

Además de todo lo expuesto hay que subrayar el hecho de que quien se anime a pasar unas horas en esta pequeña población cántabra también se topará con el monumento más insigne del lugar: la Iglesia de San Juan Bautista. Un templo este que está datado en el siglo XVI y que destaca por el hecho de que en su interior conserva una pila bautismal de estilo románico.

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *