Disfrutar del Cantábrico en la Playa del Camello

Uno de los encantos y atractivos más interesantes de Santander es, sin lugar a dudas, el conjunto de sus playas. Y entre todas ellas podríamos destacar a la singular Playa del Camello, que recibe este nombre de una de las rocas que existe en la misma y que tiene forma de dicho animal.

Entre la Península de la Magdalena y la Playa del Sardinero, al este, es donde se puede encontrar este enclave ideal para pasar una agradable jornada de relax, disfrutando de un baño en el Mar Cantábrico y además en solitario o con la compañía de algún ser querido.

Unos 10.000 metros cuadrados son los que dan forman a la playa que nos ocupa que destaca por su arena dorada, por un oleaje de tipo moderado y por unas dimensiones de 200 metros de longitud y unos aproximadamente 50 de anchura.

Servicios de primer orden y necesidad como socorrista, duchas, aparcamientos, lavapiés y acceso para personas con movilidad reducida son claves para conseguir que siempre cuente con una gran afluencia de personas que encuentran en ella el lugar ideal para disfrutar de un día relajado.

En ella cabe destacar tanto la citada formación rocosa que le da nombre como la existencia de una pequeña estatua que representa a Neptuno de niño.

El último detalle a destacar es que desde esta playa se puede disfrutar de unas espectaculares vistas de la zona y en concreto de rincones como el Cabo Mayor, la isla de Mouro o el correspondiente faro.

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.