Cueva de Altamira

Quien se encuentre disfrutando de unas vacaciones en ella o quien pase por la localidad cántabra de Santillana del Mar, sin duda alguna, no puede marcharse sin visitar uno de los monumentos más importantes que posee y que la han convertido en enclave conocido en todo el mundo: la Cueva de Altamira.

Dentro del Patrimonio de la Humanidad se encuentra situado este espacio que es una cavidad natural que se formó en la roca y que tiene el privilegio de albergar en su interior la mayor colección de ciclos de pinturas de toda la Prehistoria, y en concreto del periodo denominado como Paleolítico Superior.

Este hecho ha sido el que le ha valido al citado lugar, descubierto en el año 1868 por Modesto Cubillas, para además ser definido por los expertos en la materia como la Capilla Sixtina del arte rupestre.

Tiene unos 270 metros de longitud y está compuesta por diversas estancias como son el vestíbulo que fue habitado durante muchas generaciones durante el Paleolítico y que ha sido el escenario donde se han encontrado piezas de gran interés histórico y artístico. Asimismo, otra de las zonas más importantes de esta Cueva de Altamira es la llamada Gran Sala que es donde se halla la amplia colección de las pinturas polícromas que son las que han conseguido la admiración en todo el mundo.

No obstante, aunque estas son las zonas más importantes de la mencionada cavidad también hay que subrayar que cuenta con otras pequeñas salas donde de la misma forma existen manifestaciones artísticas, aunque eso sí, de menor trascendencia.

1 Response

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *